Expertos en Divorcios

Especialistas en Divorcios de Común Acuerdo y en Derecho de Familia

Consecuencias de la figura de avenimiento. Su derogación. Femicidio.

 

“Hay criminales que proclaman tan campantes ‘la maté porque era mía’, así no más, como si fuera cosa de sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al hombre dueño de la mujer. Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de los supermachos tiene la valentía de confesar ‘la maté por miedo’, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”. Eduardo Galeano.

Femicidio. Rechaza un recurso extraordinario contra la sentencia que condenó a prisión perpetua a quien asesinó a su esposa el 11 de diciembre de 2011, en la ciudad de General Pico, Provincia de La Pampa, unos días después de haber salido de la cárcel, en la cual se encontraba cumpliendo una condena por el delito de violación, gracias a la figura penal del avenimiento como consecuencia del perdón otorgado por la propia víctima. A raíz de la conmoción generada por este caso, el Congreso Nacional derogó la figura del avenimiento.

Como consecuencia del aumento, en la última década, del número de asesinatos de mujeres por razón de género, los índices de impunidad y las demandas de las organizaciones de mujeres existe en América Latina una tendencia, que se ha reconocido en la 57 Comisión sobre el Estatus Jurídico y Social de la Mujer (CSW), de tipificar en determinadas circunstancias el asesinato de mujeres como femicidio o feminicidio según los países. En América Latina, ocho países han aprobado hasta 2012, leyes que tipifican este delito: Chile, Costa Rica, México, Perú, El Salvador, Argentina y Nicaragua.
La tipificación de este delito obedece a la obligación de los Estados de adecuar sus legislaciones a los instrumentos internacionales pero también al incremento del número de muertes de mujeres y la crueldad con que la que se producen, a la ausencia de tipos penales especiales para describir adecuadamente el asesinato de mujeres basado en razones de odio, desprecio, y relaciones asimétricas de poder entre hombres y mujeres, así como a los altos índices de impunidad.

Con la aprobación de estas leyes los países se proponen desarrollar una política criminal con perspectiva de género que fortalezca por un lado, las estrategias de persecución y sanción de los responsables de los hechos de violencia contra las mujeres y, de otro, garantice la reparación y compensación de las víctimas.
El objetivo es reducir la impunidad de manera que la justicia penal cumpla con su función de prevención especial y general de la criminalidad.

La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad una norma que agrava la pena del homicidio de una mujer o persona trans cuando esté motivado por su condición de género. El femicidio no fue incorporado como figura penal autónoma, sino que se lo considera un agravante.

 

CÓDIGO PENAL ARGENTINOLey 26.791

Modificaciones.

Sancionada: Noviembre 14 de 2012

Promulgada: Diciembre 11 de 2012

 

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc. sancionan con fuerza de Ley:

ARTICULO 1° — Sustitúyense los incisos 1º y 4° del artículo 80 del Código Penal que quedarán redactados de la siguiente forma:

Artículo 80: Se impondrá reclusión perpetua o prisión perpetua, pudiendo aplicarse lo dispuesto en el artículo 52, al que matare:

1°. A su ascendiente, descendiente, cónyuge, ex cónyuge, o a la persona con quien mantiene o ha mantenido una relación de pareja, mediare o no convivencia.

4°. Por placer, codicia, odio racial, religioso, de género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión.

ARTICULO 2° — Incorpóranse como incisos 11 y 12 del artículo 80 del Código Penal los siguientes textos:

11. A una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género.

12. Con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación en los términos del inciso 1°.

ARTICULO 3° — Sustitúyese el artículo 80 in fine del Código Penal, el cual quedará redactado de la siguiente manera:

Cuando en el caso del inciso 1° de este artículo, mediaren circunstancias extraordinarias de atenuación, el juez podrá aplicar prisión o reclusión de ocho (8) a veinticinco (25) años. Esto no será aplicable a quien anteriormente hubiera realizado actos de violencia contra la mujer víctima.

ARTICULO 4° — Comuníquese al Poder Ejecutivo nacional.

DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, EL DIA CATORCE DE NOVIEMBRE DEL AÑO DOS MIL DOCE.

 

Avenimiento. 

El Congreso de la Nación Argentina derogó por unanimidad, el día 21 de marzo  pasado, la figura de “avenimiento” del Código Penal, instituto legal que permitía que quedara sin efecto una condena por violación, si la víctima se avenía con su victimario, aceptando casarse con él.

La eficacia y pertinencia del avenimiento rememora el reciente femicidio de Carla Figueroa, acontecido en la provincia de La Pampa en diciembre de 2011, asesinada luego de casarse con el hombre que la había violado, quien después de quedar en libertad y a una semana de convivir con la mujer, la mató a puñaladas delante del hijo de la pareja.

Según la terminología jurídica, el “avenimiento” es la conciliación, el entendimiento o un acuerdo dirigido a evitar un juicio eventual o para poner fin al juicio pendiente, ya sea mediante allanamiento, renuncia o transacción. Proviene de “avenencia”, es decir, de convenio, unión, conformidad, acuerdo. Interpretado en tal sentido, podemos decir que el término implica “amoldarse”, “conformarse o resignarse” a una situación.

La figura del avenimiento ingresó a nuestro Código Penal tras la reforma del año 1999, cuando por Ley 25.087 se modificó el título que originariamente era de “Delitos contra la Honestidad” y que pasó a llamarse “Delitos contra la Integridad Sexual”. De esta manera, la reforma incluyó la posibilidad de extinguir la acción penal o suspender el juicio a prue­ba por medio de un avenimiento entre la víctima de un delito sexual y el imputado.

El avenimiento, hasta el momento de su eliminación, era la única figura conciliatoria incluida en la legislación penal argentinallamativamente, en lo relativo a delitos sexuales.

El artículo 132 del Código Penal, tal como estaba redactado, disponía en lo referido al delito de abuso sexual que “la víctima podrá instar el ejercicio de la acción penal pública con el asesoramiento o representación de instituciones oficiales o privadas sin fines de lucro de protección o ayuda a las víctimas. Si ella fuere mayor de dieciséis años, podrá proponer un avenimiento con el imputadoEl Tribunal podrá excepcionalmente aceptar la propuesta que haya sido libremente formulada y en condiciones de plena igualdad, cuando, en consideración a la especial y comprobada relación afectiva preexistente, considere que es un modo más equitativo de armonizar el conflicto con mejor resguardo del interés de la víc­tima. En tal caso la acción penal quedará extinguida”.

 

Updated: Marzo 21, 2014 — 6:41 pm
Expertos en Divorcios © 2013 Frontier Theme