Expertos en Divorcios

Especialistas en Divorcios de Común Acuerdo y en Derecho de Familia

Régimen Patrimonial del Matrimonio – Convenciones Matrimoniales – 1ª Parte

Régimen Patrimonial del Matrimonio

I- Convenciones matrimoniales

 

Una de las modificaciones más importantes que se hicieron con la reforma de 2015 es la introducción de las Convenciones Matrimoniales. Esto genera un poco de escozor por el desconocimiento al respecto de los alcances, los beneficios o las consecuencias que acarrea pactarlas o no hacerlo.

Una convención matrimonial es un pacto entre los cónyuges relativos a los bienes, ya sea adoptando un determinado régimen de relaciones patrimoniales que la ley autoriza a convenir, o modificando parcialmente el régimen.

Para nuestro nuevo ordenamiento legal, las convenciones matrimoniales son acuerdos entre los cónyuges o futuros cónyuges, sobre el régimen patrimonial que les será aplicado, y en el caso de los futuros cónyuges, se le agrega además, la posibilidad de establecer ciertas disposiciones que van a tener incidencia en la relación de ambos patrimonios luego del matrimonio.

En el Mensaje de Elevación del PEN, se establece: “Asimismo, en el aspecto patrimonial, se incorpora la posibilidad de optar, mediante convenciones patrimoniales, entre el régimen de convenciones matrimoniales, entre el régimen de comunidad de ganancias y el régimen de separación de bienes, siguiendo la tendencia del derecho comparado contemporáneo.

Paralelamente, el proyecto procura que el avance en la libertad de los futuros cónyuges no deje desprotegido a ninguno de ellos. En este sentido, se establece que, aun cuando se hubiera optado por el régimen de separación de bienes, el inmueble asiento del hogar conyugal quede especialmente protegido, requiriéndose el consentimiento de ambos cónyuges para cualquier acto de disposición sobre dicho bien. También a los efectos tuitivos, más allá del régimen de bienes optado por las partes, se prevé una compensación económica en caso de que el divorcio vincular deje a una de ellas en un desequilibrio económico manifiesto.”

Entonces, el nuevo Código reconoce por primera vez el derecho de los futuros cónyuges a realizar acuerdos prenupciales. Pero estos acuerdos tienen objetos restringidos, no pudiendo ser ningún otro de los que están taxativamente mencionados en el Código. Los acuerdos prenupciales pueden versar exclusivamente sobre:

 

  • Designación y avalúo de los bienes de cada uno
  • Enunciación de las deudas
  • Opción del régimen aplicable
  • Donaciones que se hagan entre ellos

Toda convención que tuviere un objeto distinto a los enunciados, es absolutamente nula.

 

Con respecto a las formalidades se establece que para ser válidas estas convenciones deben ser celebradas por escritura pública anterior a la celebración del matrimonio. Produce sus efectos a partir de la celebración del matrimonio y perdura siempre que el matrimonio no fuere anulado.

Las convenciones se pueden modificar antes del matrimonio siempre que se respete la formalidad de realizarlas por escritura pública.

Estas convenciones sólo producen efectos contra terceros si son anotadas en el acta de matrimonio.

Se puede modificar el régimen patrimonial elegido por convención luego de un año y mediante escritura pública, siempre realizando la anotación marginal en el acta de matrimonio para ser oponible a terceros. Los acreedores anteriores al cambio de régimen que sufran perjuicios por tal motivo pueden hacerlo declarar inoponible a ellos en el término de un año a contar desde que lo conocieron.

Los menores de edad autorizados a casarse tienen una limitación respecto a las donaciones y a ejercer la opción de los regímenes patrimoniales previstos.

Updated: octubre 25, 2016 — 2:49 pm
Expertos en Divorcios © 2013 Frontier Theme